Hay épocas. ¿Cerramos y empezamos una nueva?

Todos (para mí está implícito el femenino cuando generalizo) tenemos momentos a lo largo de nuestra vida en que nos parece que ésta sigue y nosotros la miramos parados. Nos sentimos estancados en una orilla del río, río que hay que cruzar.

Pues ahí estoy yo, bueno, ¡ya casi he pasado al otro lado!. Pero he estado bastante tiempo, sintiendo el agua mojándome los dedos, sintiendo la crecida hasta los tobillos, sintiendo cómo mis pies se hundían en el fango y mis rodillas flojeaban….

Van pasando los días. Te das cuenta de que las fuerzas fallan. Buscas una rama, una mano, un amigo, una palabra, una ilusión, una motivación que te ayude a avanzar. Es increíble averiguar que, a veces, ese empujón que necesitas viene de gente que no te conoce pero se para a tu lado, te da la mano y te propone caminar juntos, conocerte, crecer…

Todos tenemos obstáculos en los que la lucha tiene que ser individual, que la fuerza debe proceder de las entrañas, que nadie puede hacer nada por ayudarte aunque lo desee y te vea sufrir, son las menos. La vida está inventada para compartirla, para caminar junto a otras personas, para tender la mano, para empujar suavemente, para animar y dar aliento, para motivar a otros a crecer en sociedad.

¡Cuánta decepción me han producido ciertas personas! que tras haber dado lo que han necesitado de mí, haber ofrecido, haber ayudado, haber provocado una reacción, una sonrisa, haber colaborado y participado en donde me han llamado… personas que cuando yo lo he necesitado me han cerrado las puertas, me han dejado de lado, me han ignorado. No me arrepiento de haber hecho nada de lo que no he hecho, he ganado experiencias, he enriquecido mi alma, he crecido como persona. Y lo he hecho porque yo he querido, porque soy libre para darme a los demás. Y me gusta como soy. Sé que os habrá pasado algo muy parecido, existen las personas así.

De acumular experiencias, de eso se trata. De aprender de ellas. De no quedarse estancado. De empujar con fuerza hacia adelante a quién vemos varado.

Vamos creciendo y a cada momento la vida te enseña algo: quiénes son tus amigos, quiénes tu familia, quiénes oportunistas, quiénes se aprovechan, quiénes te cobran, quiénes te venden. Lecciones que hay que aprender.

Pero ya os digo que estoy cruzando ese río, que tengo quién me ayuda. Un nuevo caminante a mi lado, que no me suelta la mano.

¡¡¡Tengo ganas de seguir contándoos cosas muy bonitas!!!.

¡¡Se me acumulan las experiencias positivas!!.

Termino de cruzar el río y volvemos a sonreír.

¿Os parece?.

20141019_191842

 

Un comentario sobre “Hay épocas. ¿Cerramos y empezamos una nueva?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s