Diario de mamá. Carta 2

Querida Carlota:

Ya hemos llegado y, tal y como nos dijeron, la ciudad es pequeña y tranquila, muy tranquila. El ritmo de la ciudad es…relajado. La gente pasea, es decir, que anda despacito, como si el tiempo no importase.

Me llama mucho la atención que la gente se saluden al cruzarse, en mitad del bullicio, no sólo con un gesto o una mirada, sino que se preguntan por la familia y se paran a pesar de tener prisa. Es una gran familia, una comunidad que se preocupan los unos de los otros.

Mi pequeña Carlota, las cosas se han complicado: el asunto que nos retiene en Cáceres está tomando una magnitud que no esperaba, pues nadie tenía conocimiento de estos documentos y los estamos estudiando. El primero de ellos es tan antiguo que va a ser casi imposible dar con alguna pista de su origen. Únicamente se conserva la tradición popular, la leyenda de la Casa del Mono. En cierto sentido, es el documento quién le da veracidad a la leyenda, pero todo debe ser documentado y estudiado con precaución, pues hay veces que por divertimento o desconocimiento se han cometido errores en la historia.

Quizás tengamos que pasar más tiempo de lo que creía aquí, por lo que estoy buscando un lugar confortable para traerte a nuestro lado. La abuela te cuida con esmero y cariño pero creo que, a pesar de lo que digan los médicos, es más necesario que recibas nuestros cuidados, escuchar nuestra voz, sentir nuestras caricias… Pienso tanto en ti…desde que naciste, hará en mayo tres años, tan pequeñita y frágil, casi sin vida, nunca habíamos estado separadas.

Cuando estemos  juntas, te contaré ésta y otras historias.  Hay muchos diarios que tengo guardados para ti, me parecen más emocionantes e increíbles que las aventuras de los cuentos de hadas, aunque esos te los contaré a mi manera, para que sueñes con princesas que luchan contra dragones, princesas como tú, fuertes, valientes, a las que la vida les da otra oportunidad, Carlota. Las oportunidades vienen cargadas de responsabilidad y tú tienes una muy dura: mejorar y mejorar, para afrontar  la vida no como un reto, sino como un regalo.

Como te he comentado, ya nos han mandado la primera traducción, te dejo copia escrita en este diario.

Sigue adelante, Carlota. Da un paso y luego otro.

Te quiere

Mamá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s