Un sol otoñal y la temperatura casi primaveral iluminaban hace unos días las piedras. Lunes 26 de noviembre de 2012

Un sol otoñal y la temperatura casi primaveral iluminaban hace unos días las piedras.
Una carta misteriosa me ha traído hasta Cáceres y desde que he llegado, no he podido dejar de pasear. Es una ciudad pequeña, donde el día a día parece sumirte en una confortable monotonía.
En medio de esta maldita crisis, la ciudad resiste como ya lo hizo cuando era mora, asediada por los cristianos, pero autosuficiente hasta la desesperación de los apostados a sus puertas.
Los empresarios y autónomos no se rinden, al contrario, luchan con nuevos proyectos. Se apoyan entre ellos e incluso se alían con los que otros podrían llamar competencia, pero que ellos saludan como socios.
¡En muchas ciudades he vivido, otras muchas he visitado, y nunca había visto nada igual! ¡Ahora entiendo que el tesoro guardan tan celosamente estos cacereños, tiene que ver no sólo con su Patrimonio Histórico y Artístico, sino también con su Patrimonio Humano y Social!.
Llevo ya varios días, y me gusta estar aquí. Es una ciudad segura y tranquila. De dónde yo vengo no se puede dejar el bolso colgado de la silla…. ¡Vaya!, me he vuelto a olvidar echar la llave en la habitación del Albergue…bueno, quizás así reciba una nueva nota…. Ya ha pasado una semana y diría que esa letra se ha olvidado de mí sino fuera por que, a diario, la habitación del alberque amanece pagada.
No planeé estar tanto tiempo. El invierno se me echa encima y aquí parece que hace bastante frío. ¡¡Pero qué frío!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s